Por favor espere... Los resultados de su búsqueda se mostrarán a continuación.

Fecundación in vitro

La fecundación in vitro (FIV) es una técnica por la cual la fecundación de los ovocitos por los espermatozoides se realiza fuera del cuerpo de la madre. La FIV es el principal tratamiento para la esterilidad cuando otros métodos de reproducción asistida no han tenido éxito.

La técnica implica el control hormonal del proceso ovulatorio extrayendo uno o varios ovocitos de los ovarios maternos, para permitir que sean fecundados por espermatozoides en un medio líquido. El ovocito fecundado (que algunos llaman preembrión) puede ser entonces transferido al útero de la mujer, en vista de que en el útero siga su desarrollo hasta el parto.

La fecundación in vitro está indicada en casos de obstrucción de las trompas de Falopio, factor masculino moderado o grave, endometriosis grave, factor ovulatorio, factor inmunitario, fallos en IAC o IAD o esterilidad sin diagnóstico.

Para llevar a cabo una fecundación in vitro son necesarios los siguientes pasos:

1. Estimulación ovárica

Consiste en estimular la producción y maduración, por tratamiento hormonal, de más óvulos para aumentar las probabilidades de embarazo. Se controla mediante ecografías. En algunos casos, también se puede valorar hacer un ciclo de FIV en un ciclo natural (un solo óvulo), sin necesidad de hacer tratamiento hormonal.

2. Punción ovárica

Es la fase de recuperación de los óvulos. Se realiza posteriormente a la estimulación, y en el momento adecuado (determinado por los controles), se recolectan los óvulos mediante aspiración y ecografía y bajo sedación o anestesia local.

3. Fecundación

ovulo-fecundado

Es el proceso donde se ponen en contacto, en el laboratorio, los óvulos maduros y los espermatozoides procedentes de una muestra de semen de la pareja o del donante. Este proceso se puede llevar a cabo mediante dos técnicas distintas:

  1. Fecundación in Vitro convencional: se depositan los óvulos maduros en una placa de cultivo junto 100.000 espermatozoides esperando que se lleve a cabo el proceso de fecundación de forma natural.
  2. ICSI (microinyección intracitoplastmática): se escoge morfológicamente un espermatozoide bajo el microscopio y se inyecta dentro del citoplasma del óvulo.

En ambos casos las placas se mantendrán en el incubador a 37ºC y en condiciones de humedad y CO2 apropiadas. Al día siguiente se evalúa si se ha producido o no la fecundación, y durante los días siguientes se evalúa la evolución de los embriones obtenidos en función de las características y la capacidad de desarrollo.

4. Transferencia embrionaria

Entre dos y tres días después de la fecundación, se seleccionan los embriones de mejor pronóstico para la transferencia al útero de la mujer. Se depositan en el interior del útero mediante un catéter muy suave y con control ecográfico. Es un procedimiento sencillo y rápido que no necesita anestesia.

5. Criopreservación de embriones

Esta técnica consiste en criopreservar (congelados o vitrificados) los embriones que evolucionan favorablemente y no han sido transferidos en el primer ciclo, a fin de ser descongelados y transferidos en ciclos posteriores.

Solicitar cita

Acepto los términos y condiciones