Por favor espere... Los resultados de su búsqueda se mostrarán a continuación.
Chica tumbada con dolor fibromialgia

Terapia del Dolor

Ante la fibromialgia, “plantamos cara” a su dolor persistente

Edita: David Martinez Lleida 27/abr/2015

La fibromialgia es una enfermedad que cada vez sufren más personas, y en la que el dolor es uno de los protagonistas principales que precisa un abordaje específico porque, a día de hoy, todavía se desconoce cómo poder intervenir sobre la causa que lo provoca.

El tratamiento de la fibromialgia es multidisciplinar, es decir, son necesarios diferentes especialistas que diagnostican desde su ámbito de experiencia, y técnicas muy específicas que se aplican según se considere más idóneo para cada paciente y situación.

En las unidades de tratamiento del dolor -valga la redundancia- se trata el dolor; pero sólo cuando este dolor, por sí mismo, se convierte en una enfermedad, o bien cuando la causa que lo provoca no tiene curación, haciendo que sea necesario: la aplicación de técnicas intervencionistas, el uso de fármacos complejos y específicos, o ambas cosas combinadas.

¿Qué ofrecemos a los pacientes afectados de fibromialgia en la Unidad del Dolor de Avantmèdic?

En primer lugar: una valoración de su caso con todas las evidencias disponibles, la revisión de la medicación por vía oral -si es conveniente, adaptando el tratamiento para que pueda hacerse desde casa- así como la implementación de los últimos avances para el dolor asociado a la fibromialgia.

En la Unidad a la que nos estamos refiriendo, se pueden realizar técnicas intervencionistas en puntos de dolor localizados mediante infiltraciones y aplicación de radiofrecuencia que pueden mejorarlo bastante. Además, dadas las características de esta enfermedad, hay que tener en cuenta que estos cuidados pueden también desencadenar fenómenos de hiperalgesia secundaria empeorando el cuadro de dolor crónico basal.

Con las infiltraciones en los puntos gatillo y interfasciales, se pueden aliviar notablemente los dolores musculares, ya que desgraciadamente en muchos casos aún son difíciles de erradicar. La detección de puntos gatillo mediante una ecografía, permite dirigir el tratamiento y, hacer que la administración de colágeno llegue a los niveles más adecuados para lograr la mejora que se pretende. Esta opción, de la que ahora empiezan a hacerse eco diferentes publicaciones especializadas en salud, es una técnica que viene ofreciéndose en Avantmèdic desde hace tiempo.

Mediante las perfusiones endovenosas con medicamentos -que han demostrado una mejoría en un porcentaje de pacientes muy significativo- se puede disminuir el dolor generalizado y, en algunos casos, incluso obtener buenos efectos en muchas de las manifestaciones que la acompañan, como por ejemplo: la alteración de la percepción corporal, la pérdida de concentración, la debilidad muscular o la rigidez muscular o articular, entre otros.

La neuroestimulación periférica a nivel occipital y la estimulación magnética transcraneal, son técnicas clínicas que también pueden resultar muy eficaces aplicadas únicamente y/o de manera complementaria.

Debemos saber que la actitud del paciente ante dolor crónico es un factor clave para abordarlo con más o menos éxito, tanto cuando nos referimos al que  ha podido aparecer de forma natural, como al que se puede sufrir con mayor intensidad después de haberse sometido a una intervención quirúrgica.

El mundo de la fibromialgia está en continuo avance, cada vez más nuevas investigaciones nos ayudan a saber cuáles son sus causas y, sobre todo, nos ofrecen nuevas herramientas para su tratamiento, especialmente en el dolor que provoca.

El equipo de profesionales de la Unidad del Tratamiento del Dolor de Avantmèdic, está integrado por especialistas en Anestesiología y en el funcionamiento y restablecimiento del aparato locomotor. Todos ellos, están al día y pendientes de las publicaciones médicas más recientes para poder ofrecer y aplicar los tratamientos más novedosos, y así ayudar a las personas que padecen esta patología que se está convirtiendo en la epidemia del siglo XXI: el dolor crónico.

Ante esta enfermedad, y especialmente de todo lo que conlleva convivir con el dolor que desencadena, no hay que desanimarse ya que, en buenas manos y con tratamientos personalizados, se puede mejorar significativamente la calidad de vida de quien la padece. Aunque hoy por hoy, debemos referirnos a la fibromialgia como una sintomatología crónica, intentar hacer frente a su dolor: vale la pena.

Dra. Maria Mercè Matute Crespo

Dra. Maria Mercè Matute Crespo
Anestesista

Noticias relacionadas