Por favor espere... Los resultados de su búsqueda se mostrarán a continuación.
Director de orquesta de la medicina

Medicina interna

El internista. Un auténtico director de orquesta de la salud del paciente, y genuino consultor de médicos

Edita: David Martinez Lleida 30/jun/2016

Los médicos especialistas en Medicina Interna o internistas aplican los conocimientos científicos y la experiencia clínica en el diagnóstico, el tratamiento y en el cuidado humano de los adultos en toda su amplitud, desde la salud a la enfermedad compleja.

Aunque los internistas pueden actuar como médicos en la atención primaria de salud, no son médicos de familia, ni médicos generales, cuyo ámbito de actuación no se concentra exclusivamente en los adultos, sino que, además de la atención pediátrica, estos profesionales pueden atender cuestiones relacionadas con la cirugía menor y la obstetricia.

Desde 1995 todos los licenciados en Medicina que se propongan ejercer su profesión en el servicio público de salud español deben cursar una especialidad, a la que acceden a través del examen que les permite obtener plaza de Médico Interno Residente (MIR) y que, a través de los preceptivos años de residencia, los forma como especialistas en una u otra disciplina médica o quirúrgica. En este sentido, los internistas, tras superar el examen MIR, se forman en hospitales acreditados por el Ministerio de Sanidad.

La titulación de Especialista en Medicina Interna sólo la obtienen los médicos que hayan cursado durante cinco años la especialidad en Medicina Interna en un hospital acreditado.

Los médicos generales son aquellos licenciados en Medicina que, al acabar su carrera, han iniciado su ejercicio profesional sin formarse en ninguna especialidad. Sin embargo, la especialidad que más se asemeja al ámbito de actuación de los médicos generales es la medicina familiar y comunitaria. Tanto a los médicos generales como a los médicos de familia se les denomina comúnmente médico de cabecera. El médico especialista en Medicina Interna pueda recibir indistintamente el nombre de internista, internista general o doctor de Medicina Interna.

Especialista en Medicina Interna

La titulación de Especialista en Medicina Interna puede resultar, sin embargo, imprecisa debido, en buena medida, a la influencia de las películas y series de televisivas en las que aparecen médicos estadounidenses, cuyo sistema de especialización es muy diferente. En los países de influencia anglosajona, los licenciados en las Facultades de Medicina deben cursar un primer periodo de formación obligatorio en Medicina Interna de tres años de duración, el cual les habilita para ejercer su profesión como médicos internistas. Superado este curso, pueden continuar formándose en una especialidad concreta. En estos países, todos los médicos especialistas, en una u otra disciplina no quirúrgica, tienen la condición de internistas.

Sin embargo, en España, la Medicina Interna es en sí misma una especialidad, independiente de las demás, y la titulación de Especialista en Medicina Interna sólo la obtienen los médicos que hayan cursado durante cinco años la especialidad en Medicina Interna en un hospital acreditado, en calidad de MIR. Durante este periodo de formación de postgrado aprenden y practican cómo prevenir, diagnosticar y tratar las enfermedades que afectan a los adultos.

El cuidado global del paciente

Los internistas están preparados para hacer frente a cualquier problema que un paciente tenga, sin importar lo común, lo raro, lo simple o lo complejo que sea. Al estar especialmente capacitados para resolver problemas de diagnóstico desconcertantes están facultados para diagnosticar y controlar enfermedades crónicas graves, para tratar el conjunto de enfermedades distintas y para resolver varias enfermedades diferentes que puedan presentarse al mismo tiempo.

Al internista se le llama también “médico del médico”, porque, a menudo, es requerido como consultor de otros especialistas para la resolución de complejos problemas de diagnóstico.

Además, los internistas aportan a los pacientes conocimientos sobre la promoción de su salud (prevención de las enfermedades y desarrollo de hábitos saludables), sobre el abuso de sustancias, alteraciones de la salud mental, así como el tratamiento eficaz de problemas comunes en los ojos, oídos, piel, sistema nervioso y órganos reproductores.

Los internistas están capacitados para atender muchas de las enfermedades que afectan a los órganos internos (corazón, pulmón, riñones, páncreas, aparato digestivo, articulaciones, sangre) y, en estrecha colaboración con el resto de especialistas, incluidos los médicos de familia, son los auténticos directores de orquesta de la salud del paciente.

El cuidado del adulto durante su vida

En el actual complejo entorno sanitario, los internistas se enorgullecen de poder atender al cuidado de sus pacientes adultos durante toda la vida, tanto en la consulta externa como en la clínica, durante la hospitalización y en el área de urgencias, en las unidades de subagudos y en centros sociosanitarios.

Cuando otros especialistas médicos están implicados en la atención del paciente, como en el caso de las especialidades quirúrgicas, los internistas coordinan el cuidado de los pacientes y ayudan a resolver problemas médicos difíciles relacionados con aquella atención.

Subespecialidades de Medicina Interna

Los internistas pueden optar por ejercer su práctica en medicina interna general o pueden tener una formación complementaria, es decir subespecializarse, en una determinada y específica área de la medicina interna.

La subespecialización, todavía en fase de desarrollo por el Ministerio de Sanidad, permitirá que, en el futuro, existan Áreas de Capacitación Específica en Urgencias, en Hepatología o en Enfermedades Infecciosas.

Pero en la práctica real, los Servicios de Medicina Interna se nutren de expertos en enfermedades autoinmunes, en factores de riesgo vascular, en enfermedad tromboembólica, en SIDA, en hipertensión arterial, en insuficiencia cardíaca, en el paciente anciano y pluripatológico, etc. Estos expertos son internistas que ejercen preferentemente cada una de estas áreas de la medicina. Y, a menudo, a través de consultas multidisciplinares y con la intervención de varios especialistas, logran obtener una visión completa y global de la patología con la que han de enfrentarse.

Dra. Olga Araújo Loperena

Dra. Olga Araújo Loperena
Especialista en Medicina Interna

Noticias relacionadas