Por favor espere... Los resultados de su búsqueda se mostrarán a continuación.
Niño mirando por la ventana en un dia de lluvia

Pediatria

La Bronquiolitis. Durante los meses más fríos, ¡alerta con el virus respiratorio que sólo se aprovecha de los más pequeños!

Edita: David Martinez Lleida 23/feb/2016

En los últimos años, la bronquiolitis tiene una incidencia anual del 10% en los lactantes y una tasa de hospitalización de entre el 2 y el 5% que va en aumento. La bronquiolitis requiere una especial vigilancia en la fase aguda, ya que podría conllevar secuelas en el futuro o desarrollar cuadros crónicos. Su diagnóstico y tratamiento adecuado en esta etapa de la vida son claves para su cura y la salud respiratoria en el futuro.

Las bronquiolitis se definen como procesos agudos con dificultad respiratoria, que se presentan en los lactantes de menos de 2 años de edad, y que acaban afectando las vías respiratorias bajas con obstrucción de los bronquiolos pulmonares.

El agente causante principal es el llamado Virus Respiratorio Sincitial (VRS), que se desarrolla de forma epidémica con brotes que se activan con más repercusión entre los meses que van de noviembre a febrero.

Se ha observado que una proporción significativa de estos niños pueden seguir presentando problemas respiratorios en el futuro, aunque no hay una asociación firme con enfermedades crónicas de tipo respiratorio.

El cuadro típico es el de un lactante de menos de 6 meses con un resfriado previo, que comienza con dificultad respiratoria progresiva, tos seca, fiebre o febrícula, y rechazo del alimento. La duración puede estar entre los cinco y los ocho días, y normalmente no muestra empeoramiento a partir del tercer o cuarto día.

La Bronquiolitis infantil es la causa más frecuente de hospitalización en lactantes de menos de 6 meses de edad.

El tratamiento tiene como base una serie de medidas generales: la correcta hidratación y nutrición, el mantenimiento de buenos niveles de oxígeno en  sangre, y la desobstrucción de la vía aérea superior mediante lavados nasales y la aspiración de las secreciones.

A nivel farmacológico se dispone de medicamentos efectivos que se aplican con inhaladores.

Así pues, es muy importante que cuando un bebé lactante o un niño hasta los dos años presente algún síntoma claro de los señalados o bien, en esta época concreta del año, los de un resfriado que le genere dudas, lo mejor es acudir al Pediatra. El especialista le hará el diagnóstico y facilitará las pautas así como la medicación más adecuada en cada caso.

Dr. Joan Josep Berenguer Queraltó

Dr. Joan Josep Berenguer Queraltó
Pediatra

Noticias relacionadas