Por favor espere... Los resultados de su búsqueda se mostrarán a continuación.
Los niños y la exposición solar

Dermatología, Pediatria

Los niños y la exposición solar

Edita: David Martinez Lleida 01/jul/2014

Los niños son los que más atención necesitan, ya que les gusta jugar en el sol y pasan muchos ratos al aire libre.

Aunque el sol es considerado fuente de salud, también es verdad que puede incidir de forma grave en nuestra piel, llegando a provocar envejecimiento prematuro o bien quemaduras cutáneas, que pueden derivar en problemas más serios en el transcurso del tiempo.

Según pediatras y dermatólogos, los niños son los que más atención necesitan, ya que les gusta jugar en el sol y pasan muchos ratos al aire libre. Para aprovechar los beneficios del sol, sin sufrir los perjuicios, es mejor que los niños se inicien mediante pequeñas exposiciones solares, evitando el sol de las 12 horas a las 18 horas e intentando que éstos estén el máximo tiempo posible en la sombra y utilizando una crema con un factor de protección 30, como mínimo y resistente al agua. La crema solar se la aplicaremos al niño en casa, 30 minutos antes de la exposición solar. Es importante tener en cuenta que se deberá reaplicar la crema cada 2 o 3 horas. Además de usar una crema solar, también se aconseja que los niños lleven camisetas y gorros de protección.

Debido a la inmadurez de las funciones cutáneas en la infancia, la piel del niño tiene unas características especiales que la hacen más vulnerable al sol que la del adulto. La protección solar intensiva es, por tanto, indispensable en los niños. En menores de un año se desaconseja totalmente la exposición solar, aunque se les aplique cremas con factor protector.

Dra Maria Jose Agusti MinguellDra. Mª José Agustí Minguell
Pediatra

Noticias relacionadas