Por favor espere... Los resultados de su búsqueda se mostrarán a continuación.
Rizolisis por radiofrecuencia asociada a infiltraciones de ácido hialurónico en la columna vertebral

Neurocirugía, Terapia del Dolor

Rizolisis por radiofrecuencia asociada a infiltraciones de ácido hialurónico en la columna vertebral

Edita: David Martinez Lleida 13/oct/2015

El Dr. Josep Prim, neurocirujano del equipo de especialistas de Avantmèdic, habla de la eficacia de diferentes técnicas para el tratamiento del dolor de columna vertebral.

Muchos enfermos con lumbalgia y cervicalgia secundarias a descoparía o artropatía asociada a síndrome facetario son remitidos a Neurocirugía cuando su dolor no presenta mejoría clínica con los tratamientos conservadores.

A la mayoría de estos pacientes con síndrome facetario, ya sea cervical, dorsal o lumbar, se les practican infiltraciones, acupuntura, ozonoterapia y/o rizolisis por radiofrecuencia.

Según nuestra experiencia, la rizolisis por radiofrecuencia presenta mejores resultados a largo plazo, ya sea térmica a pulsada.

A estos pacientes les proponemos asociar la rizolisis por radiofrecuencia a la infiltración de ácido hialurónico en la faceta articular.

El ácido hialurónico constituye una parte natural del líquido sinovial, y actúa en las articulaciones como lubricante y como efecto protector frente a la carga que soporta la articulación.

Asimismo ha demostrado su eficacia en los trastornos articulares y facetarios a nivel de traumatología en diversas publicaciones científicas a escala internacional.

Tiene la propiedad de aumentar la viscosidad del líquido sinovial de la articulación, incrementando la propiedad del líquido sinovial de amortiguar y absorber los impactos sobre una articulación disfuncionante. Y ha sido concebido como inyección intraarticular en el tratamiento sintomático de la osteoartritis leve y moderada en la rodilla y cadera.

Además, en la UE se ha aprobado su uso para el tratamiento sintomático asociado al dolor de osteoartrititis leve y moderada en el tobillo, hombro, codo, muñeca, dedos de las manos y los pies, articulaciones temporomandibulares y articulaciones facetarias de la columna vertebral.

Una vez finalizada la radiofrecuencia, y bajo el control de escopia, realizamos una inyección intraarticular de ácido hialurónico en la faceta articular vertebral.

Nosotros utilizamos ácido hialurónico estabilizado 1-2 ml en cada articulación. Esto permite que, con una sola infiltración, la mejoría en los síntomas pueda durar entre seis y ocho meses.

En los pacientes tributarios de tratamiento con radiofrecuencia por síndrome de la faceta articular vertebral, la asociación de infiltraciones de ácido hialurónico en la articulación vertebral mejora los resultados de la técnica de la rizolisis por radiofrecuencia.

Fuente: La Vanguardia. Monográfico Salud (06/10/2015)

Noticias relacionadas