Por favor espere... Los resultados de su búsqueda se mostrarán a continuación.
Niños jugando

Psicología, Psicología infantil

TDAH y las vacaciones de verano

Edita: David Martinez Lleida 08/jul/2014

El fin de curso y las deseadas vacaciones de verano pueden repercutir de forma negativa en los niños con TDAH.

Se ha acabado el curso escolar y empiezan unas largas vacaciones de verano. Estas suponen de descanso, disfrutar de la familia y de actividades típicas de esta época, pero con las vacaciones los hábitos y los horarios se modifican pudiendo repercutir negativamente en el funcionamiento del niño o niña con TDAH y a su familia. Es por eso que es importante seguir estableciendo una planificación familiar en la medida de lo posible, que mediante algunos consejos prácticos pueden ser de gran ayuda.

Consejos prácticos para niños y niñas con TDAH:
  • Es importante mantener siempre que sea posible una serie de rutinas. Durante el curso escolar el niño/a con TDAH mantiene unas pautas y rutinas que en verano pueden quedar modificadas. Se puede intentar, por ejemplo, pactando con el niño, que se vaya a dormir y levantarse en horas distintas a las del curso, pero que éstas se mantengan y sean siempre las mismas durante los meses de verano.
  • Anticipar las tareas que el niño o niña tenga que hacer al día siguiente. Se le recordará el día antes las actividades a realizar o bien se puede hacer un planning diario o semanal de tal forma que el niño tenga un apoyo visual de lo que tendrá que hacer. Las actividades nuevas conllevan mayor desorganización, por lo tanto si preparamos la actividad y lo anticipamos será mucho más beneficioso para el niño.
  • Realizar actividades al aire libre y deportivas conlleva que la impulsividad y/o hiperactividad se exteriorice de otra manera, comportando un mayor consumo de energía del niño. Por otro lado también se propician las relaciones entre iguales, por lo tanto es una manera de potenciar las habilidades sociales. A menudo hay niños con TDAH que les es dificultoso establecer relaciones sociales con los compañeros.
  • Potenciar el juego es beneficioso como herramienta de aprendizaje, ya sea mediante el deporte o de alguna otra manera. A través de estos se pueden trabajar rasgos característicos del TDAH como la atención, la memoria, la aceptación de normas y roles. Se pueden realizar entre iguales o también en familia. Es también beneficioso que de vez en cuando se juegue algún juego el cual el niño domine, de esta manera el hecho de que él tenga que explicar el juego puede aumentar su motivación y también su autoestima (el niño se siente importante).
  • Actividades como refuerzos escolares, deberes, estudiar, etc. Es aconsejable que se realicen en horas el que el niño/a tenga más capacidad de concentración y atención, generalmente por la mañana, dejando vía libre para las actividades lúdicas el resto del día.
  • Seguir trabajando la lectura. Podemos potenciar la lectura dejando que sea el niño quien elija los libros o cuentos a leer, consiguiendo así una mayor motivación. Se puede tratar de pactar “el tiempo de lectura”, como por ejemplo un rato antes de ir a dormir. De esta manera también vamos preparando y aflojando el ritmo para conciliar el sueño.
  • Para dudas con la medicación siempre consultar al médico referente, no modificarla sin previa consulta.

Si las rutinas y hábitos son importantes durante el curso para la dinámica del niño/a y de la familia también lo son durante el verano. Modificando algunas de ellas hará que el inicio del curso siguiente no sea tan dificultoso.

Sra. Cristina Soler Prats

Sra. Cristina Soler Prats
Psicóloga

Noticias relacionadas