Por favor espere... Los resultados de su búsqueda se mostrarán a continuación.
Mujer embarazada

Odontología

Embarazo y salud bucodental

Edita: David Martinez Lleida 16/sep/2014

Muchos odontólogos y obstetras todavía aplazan o posponen tratamientos en las gestantes debido al temor de ocasionar algún tipo de daño a la madre o al feto. El hecho  que la mujer esté gestando no debe ser motivo para evadir o atrasar la consulta y/o algún tratamiento odontológico.

Desde el punto de vista odontológico, el acompañamiento de la mujer en la gravidez, tiene como objetivo mantener o rescatar la salud bucal de la madre por medio de medidas preventivas y/o curativas, y permite informar, educar y sensibilizarlas con respecto a un mejor cuidado de su salud bucal y de la del futuro bebé.

Muchos odontólogos todavía aplazan o posponen tratamientos en las gestantes debido al temor de ocasionar algún tipo de daño ya sea a la madre o al feto. Sin embargo, el posponer el tratamiento puede causar daño en la madre y posiblemente al feto por diversas razones. Primero la gestante puede auto-medicarse con dosis inadecuadas de medicamentos para controlar el dolor. Segundo, las lesiones cariosas no tratadas incrementan el riesgo de caries de aparición temprana en sus bebes y finalmente, infecciones orales no tratadas pueden convertirse en problemas sistémicos durante el embarazo. Por su parte también muchos ginecólogos y obstetras fallan en no recomendar o referir a sus pacientes a un control dental rutinario como parte del cuidado prenatal, e inclusivo algunos profesionales lo desaconsejan.

Así mismo, con frecuencia escuchamos muchos mitos y creencias sin ningún fundamento científico, que permanecen arraigados en la población en general e incluso entre los profesionales de la salud, tales como “la gestación genera la aparición de caries y la pérdida natural de un diente”; “la gestante pierde calcio de los dientes”; “la gestante no debe recibir tratamiento odontológico, por temor a la anestesia, las radiografías…”. Existen también en la literatura, aunque cada vez en menor proporción, recomendaciones tales como “tratamiento dental a la gestante durante el segundo trimestre” o “ tratamiento sólo en casos especiales”. El hecho  que la mujer esté gestando no debe ser motivo para evadir o atrasar la consulta y/o algún tratamiento odontológico.

La gingivitis asociada a la placa es la condición periodontal clínica más común durante la gestación (gingivitis gravídica), caracterizada por una encía enrojecida, agrandada, flácida y que sangra con facilidad. Los cambios en los tejidos gingivales generalmente se presentan en asociación con la escasa higiene oral e irritantes locales especialmente de la placa. Los cambios hormonales y vasculares en la gestación generalmente exageran la respuesta inflamatoria.

El granuloma gravídico o épulis gravídico, son crecimientos gingivales de tipo tumoral que se presentan por lo general en las zonas donde hay gingivitis, irritación o trauma recurrente. Generalmente se produce una regresión después del parto. Sin embargo en situaciones donde la lesión produce incomodidad para la masticación o sangra fácilmente tiene que ser eliminada quirúrgicamente durante la gestación.

No existen evidencias que relacione cuidados en la salud oral en el primer trimestre de gestación con abortos espontáneos tem pranos.

Existe asociación entre periodontitis en la gestante y preeclampsia. Estudios han demostrado que las mujeres con preeclampsia presentan una alta prevalencia de periodontitis, sugiriendo que la enfermedad periodontal activa puede tener un rol importante en la patogénesis de la preeclampsia.

La mujeres con diabetes gestacional tienen un mayor riesgo a presentar enfermedad periodontal, una vez que está se establece, hace que el control de la diabetes sea más difícil. Una detección adecuada, un manejo activo y el tratamiento de la enfermedad periodontal mejoran el control glicémico de la paciente.

Hay evidencias científicas que demuestran asociación entre enfermedad periodontal y partos prematuros y niños con bajo peso al nacer, pero los resultados son aún contradictorios.

La toma de radiografías intra o extraorales pueden ser realizadas con seguridad dado que la dosis utilizada para este tipo de radiografías no excede de 1G. Se recomienda el uso de protección en el área abdominal.

El uso de anestesia durante el embarazo está permitido, siendo la más recomendada la Lidocaína. No se deben utilizar los anestésicos de tipo Ester como la Prilocaína (síndrome de metahemoglobulinemia). La dosis no debe exceder 11/2 cartucho con o sin Epinefrina.

La prevención, diagnóstico y el tratamiento de enfermedades orales, incluyendo la toma de radiografías y el uso de anestesia local, pueden ser administrados durante la gestación sin riego adicional al feto o a la madre en comparación con el riesgo de no proveer de tratamiento.

Dra. Maria Caballero VillarteDra. Maria Caballero Villarte
Odontóloga

Noticias relacionadas