Por favor espere... Los resultados de su búsqueda se mostrarán a continuación.

Dermatología

La exposición al sol dispara el cáncer de piel, con casi 700 casos al año en Lleida.

Edita: David Martinez Lleida 05/jul/2013

Menos de un 20% de la población se protege correctamente del sol.

La Dra. Sara Moreno es especialista en dermatología de Avantmèdic y facultativa de la unidad de dermatología del hospital Arnau de Vilanova.

Las exposiciones al sol sin la correcta protección por la moda de estar bronceados han disparado los casos de cáncer de piel en los últimos años. En el hospital Arnau de Vilanova detectan cada año casi 700 nuevos casos de estos tumores, de los que una cuarentena son melanomas, uno de los tipos de cáncer de piel más graves por su elevado potencial para hacer metástasis y porque comporta un mayor riesgo para la supervivencia del paciente.“Ahora estamos viendo las consecuencias de las exposiciones solares de hace unos cuantos años, más agresivas y con poca protección. No obstante, el incremento de casos también está relacionado con los controles más exhaustivos que se llevan a cabo y con la mayor longevidad de la población”, explica Sara Moreno, de la Unidad de Dermatología del Arnau de Vilanova.

Concretamente, la tasa de incidencia del melanoma ha pasado de unos ocho casos nuevos por cada 100.000 habitantes y año en el periodo 1993-1997 a 10 en 2003-2007. De hecho, la Asociación de Enfermería Familiar i Comunitaria de Catalunya alertó recientemente de que el número de afectados por cáncer de piel (siendo el carcinoma el tipo más frecuente, con buen pronóstico y grandes posibilidades de curación) había aumentado un 38% en los últimos cuatro años.

“Las consecuencias de exponernos al sol sin la debida protección se ven a años vista. Por eso somos más inconscientes, porque no vemos los efectos dañinos en poco tiempo, pero la piel tiene memoria”, alerta la doctora Moreno. Precisamente por ello la mayoría de los casos de cáncer de piel que detectan en el hospital leridano corresponden a personas que tienen más de 50 años y que probablemente no se protegieron bien del sol de jóvenes.

Y es que haber tenido quemadas solares en la infancia, pasar muchas horas al sol (por ocio o trabajo) o exponerse de forma intensa en cortos periodos de tiempo como las vacaciones son los principales factores de riesgo para sufrir un cáncer de piel. No obstante, también tienen más predisposición a sufrir este tumor personas de piel y ojos claros o pelo rubio, quienes tienen muchos lunares, con antecedentes de melanoma o trasplantados.

El porcentaje de población que se protege correctamente del sol no alcanza el 20%. Sin embargo, una exposición incorrecta está detrás de buena parte de los casos de cáncer de piel que se detectan.“La protección más correcta sería evitar el sol, pero hay una serie de consejos que nos protegen”, explica Sara Moreno, de la Unidad de Dermatología del Arnau. Son, por ejemplo, evitar exponernos entre las doce del mediodía y las cuatro de la tarde y aplicarse crema de alta protección (factor 30 o 50 según el tipo de piel) media hora antes de cada exposición y posteriormente cada dos horas. También se recomienda, en los meses de sol, darse crema a diario antes de salir a la calle y llevar ropa con mangas, gorra o sombrero y gafas de sol. Finalmente, se aconseja dejar que la piel se acostumbre de manera gradual al sol para evitar quemaduras y no hacer uso de las cabinas de bronceado.

Noticias relacionadas