Por favor espere... Los resultados de su búsqueda se mostrarán a continuación.
Fast food niños

Nutrición y dietética, Pediatria

La obesidad infantil. Una epidemia en el siglo XXI

Edita: David Martinez Lleida 09/sep/2014

Un 26% de la población tiene sobrepeso y un 14% es obesa. La población infantil cada vez abandona el consumo de los productos tradicionales en favor de los ‘fast food’.

La obesidad es una enfermedad crónica originada por muchas causas y que presenta numerosas complicaciones. Se caracteriza por un exceso de grasa en el organismo y ésta se mide según el índice de masa corporal.

En la sociedad occidental fundamentalmente, aunque no de manera exclusiva, la tendencia a la obesidad resulta preocupante y es un problema de salud pública de gran magnitud. En nuestro país se diagnostican cada año 400.000 casos nuevos de obesos. Se calcula que un 26% de la población tiene sobrepeso y el 14% es obesa.

La medicina conoce la existencia de múltiples factores causantes de esta enfermedad: causas genéticas, metabólicas, psicológicas, medicamentosas, neuro-endocrinas, etc. Pero la causa sin duda que más ha favorecido la aparición de esta enfermedad es el cambio en los hábitos de vida, el factor ambiental, el entorno sociocultural, los cambios en la alimentación y, sobre todo, el sedentarismo .

Una óptima nutrición desde pequeños, es una inversión a largo plazo en salud y calidad de vida.

Tradicionalmente, se valoraban las conductas que nos alejaran del espectro de la deprivación y del hambre. Se hablaba de riqueza calórica en términos positivos. En nuestro mundo desarrollado estamos cambiando de espectro: el problema ya no es la falta, sino el exceso. Por tanto, aparecen patologías relacionadas con el abuso y la sobrecarga crónica: el fantasma de la obesidad.

La nutrición forzada del lactante y del preescolar por temor o preocupación de la ganancia de peso, las horas de televidencia y el sedentarismo asociado a un consumo excesivo de golosinas y otros alimentos ricos en calorías, la adopción de tendencias alimentarias propias de un patrón anglosajón, la aparición de un nuevo fenómeno como es la infinita oferta de platos preparados, la rápida afición de niños y adolescentes al “fast food” y el macroconsumismo fomentado por una presión mediática potentísima, entre otros, han supuesto un cambio de estilo de vida casi brusco y que nos ha llevado a la epidemia del siglo XXI.

Los niños, por influencias sociales y familiares, abandonan el consumo de frutas y verduras, legumbres, y pescado en favor del “fast food“, los dulces y la bollería.

¿Cuál es el problema?

Aceptar como productos de consumo habitual, alimentos que deberían ser de consumo esporádico. Bebidas azucaradas, ‘chuches’??, helados, galletas, snacks y todos aquellos productos que se han hecho un lugar en la dieta diaria y desplazan otros alimentos que deberían ocupar un lugar de privilegio en la dieta diaria y que ahora quedan relegados a un consumo ocasional.

Hay que actuar con firmeza y decisión repasando las causas de esta enfermedad. Debemos reflexionar en que el niño debe ser la diana privilegiada de las políticas sanitarias dirigidas a prevenir la obesidad infantil.

Será razonable asumir que la prevención y el tratamiento de la obesidad, en la edad infanto-juvenil, es la mejor manera de prevenir el desarrollo de esta enfermedad.

Habrá que intervenir en las etapas prepatológicas y adoptar desde la infancia, unos hábitos y estilo de vida saludables. Es por eso que los medios encaminados a mejorar la salud infantil son tan importantes, ya que sus beneficios si están bien hechos de base, se prolongarán toda la vida.

La oferta dietética de la que disponemos hoy en día en los países desarrollados, como el nuestro, es tan variada que si no se utiliza correctamente, puede llegar a ser muy peligrosa.

Habitualmente, se consumen dietas excesivas en algunos de sus componentes con deficiencias de otros, es decir, se consumen dietas desequilibradas que contribuyen a desarrollar enfermedades.

Hoy en día se sabe que una óptima nutrición desde pequeños, es una inversión a largo plazo en salud y calidad de vida !

Dra Maria Jose Agusti MinguellDra. Mª José Agustí Minguell
Pediatra

Noticias relacionadas